Para muchas personas, hablar de “alimentación y deporte” es simplemente hablar de comer bien. No es tan sencillo: aunque comamos bien un día, seguiremos sin ser capaces de correr los 100 metros lisos sin caer en estado de fatiga. La alimentación y el deporte deben recorrer juntos un largo camino para llegar al podio o simplemente para sentirse bien. Es más, la alimentación y el deporte deben estar íntimamente relacionados ya que no todos los deportes llevan asociado el mismo tipo de alimentación. Se deben hacer diferencias según una serie de características como tipo de actividad deportiva, aeróbico o no, características del deportista, etc…

 

La alimentación del deportista no sólo debe nutrir las células del organismo para que éste se desarrolle y mantenga, sino que, además, debe cubrir el gasto derivado del esfuerzo extra. También, como en otros aspectos de la vida, la alimentación del deportista se ve rodeada de ciertos matices que, si bien benefician en algunos casos, son muy perjudiciales en otros.

 

La dieta recomendada para un atleta difiere muy poco de la dieta sugerida para cualquier persona saludable. El modelo de la pirámide con los grupos básicos de alimentos es una excelente guía; sin embargo, la cantidad de alimento necesaria en cada grupo dependerá del tipo de deporte, entrenamiento y el tiempo en relación con la actividad y el ejercicio. Los requerimientos calóricos varían de acuerdo con la talla, la edad, el sexo y la actividad física que cada individuo realiza, de tal forma que la cantidad de porciones que una persona necesita puede variar.

 

Con el deseo de resolver todos estos problemas ponemos a tu disposición toda una gama de servicios especializados para establecer una dieta exclusiva de acuerdo a tus necesidades frente a tu deporte favorito o tus metas deportivas.

¡TAMBIÉN ESTAMOS EN EL C.D. EL SALADILLO, HUELVA!